Archivo de la etiqueta: Reino Unido

“Lawrence de Arabia”

FICHA TÉCNICA
Título: Lawrence de Arabia
Año: 1962
Duración: 222 min.
País: Reino Unido
Director: David Lean
Guión: Robert Bolt y Michael Wilson
Música: Maurice Jarre
Reparto: Peter O’Toole, Omar SharifAnthony Quinn, Alec Guinness, etc.
Género: Drama bélico — Histórico — Aventuras — Biográfico
Sinopsis: El Cairo, 1917. Durante la Gran Guerra (19141918), Thomas Edward Lawrence, un conflictivo y enigmático oficial británico, es enviado al desierto para participar en una campaña de apoyo a los árabes contra el imperio otomano. Los nativos adoran a Lawrence porque demuestra sobradamente ser un amante del desierto y del pueblo árabe. En cambio, sus superiores británicos creen que se ha vuelto loco. A pesar de que los planes de Lawrence se ven coronados por el éxito, su sueño de una Arabia independiente fracasará.
Premios: Siete Oscars, incluyendo mejor película, director, fotografía y música.

“El hombre que pudo reinar”

FICHA TÉCNICA
Título: El hombre que pudo reinar
Año: 1975
Duración: 129 min.
País: Estados Unidos
Director: John Huston
Guión: John Huston y Gladys Hill (novela: Rudyard Kipling)
Música: Maurice Jarre
Reparto: Sean ConneryMichael Caine, Christopher Plummer, etc.
Género: Aventuras — Histórico
Sinopsis: Danny Dravot y Peachy Carnehan, dos aventureros que viajan por la India en 1880, sobreviven gracias al contrabando de armas y otras mercancías. Un día, deciden hacer fortuna en el legendario reino de Kafiristán. Después de un durísimo viaje a través del Himalaya, alcanzan su meta justo a tiempo para hacer uso de su experiencia en el combate y salvar a un pueblo de sus asaltantes.
Premios: Cuatro nominaciones a los Oscar, entre ellas, al mejor guión adapatado.

Cómo entender la Primera Guerra Mundial

“Feliz Navidad”

Durante la noche del 24 de diciembre de 1914, las tropas alemanas y británicas estacionadas en el frente occidental comenzaron a cantar villancicos. De manera inesperada, algunos soldados abandonaron las trincheras para saludar y desear felices fiestas a sus enemigos. Minutos más tarde, ambos ejércitos confraternizaban: mientras unos bebían y cantaban, otros intercambiaban regalos e, incluso, hubo quienes disputaron un partido de fútbol a pesar del frío y la nieve. Este insólito episodio de la Primera Guerra Mundial es conocido como la tregua de Navidad.

Un siglo después, seguimos enfrascados en guerras absurdas e inútiles. Sin embargo, al llegar el 24 de diciembre, todavía resuenan los ecos de aquella noche de paz y esperanza.

La tregua de Navidad no sólo ha servido de inspiración para anuncios de televisión, también hay una película que relata aquellos sucesos…

FICHA TÉCNICA
Título: Feliz Navidad
Año: 2005
Duración: 115 min.
País: Francia
Director: Christian Carion
Guión: Christian Carion
Música: Philippe Rombi
Reparto: Daniel Brühl, Guillaume Canet, Diane Kruger, etc.
Género: Drama — Bélico
Sinopsis: Basada en una historia real sucedida durante la Navidad de 1914, a comienzos de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), cuando en algunas zonas del frente soldados alemanes, franceses y escoceses enterraron sus diferencias y celebraron la Nochebuena juntos.
Premios: Seis nominaciones a los premios César de la Academia del Cine (Francia) y al Oscar como mejor película de habla no inglesa.

Los obreros fabriles en Gran Bretaña

Si ahora (…) queremos examinar más detenidamente cada uno de los sectores más importantes del proletariado inglés, tendremos que comenzar por los obreros fabriles, es decir, los comprendidos en las disposiciones de la ley de fábricas. Esta ley reglamenta la duración del trabajo en las fábricas donde se hila o teje la lana, la seda, el algodón y el lino utilizando la fuerza hidráulica o la máquina de vapor, y abarca por consiguiente las ramas más importantes de la industria inglesa (…).

Casi por todas partes, el trabajo mecánico ha sustituido el trabajo manual, casi todas las operaciones se efectúan con ayuda de la energía hidráulica o de la fuerza del vapor, y cada año aporta nuevos perfeccionamientos.

01549v

Si reinara la armonía en la sociedad, uno no podría menos que regocijarse de tales mejoras; pero en la guerra de todos contra todos, algunos individuos se apoderan de las ventajas que de ello resultan, quitando de ese modo a la mayoría los medios de vida. Todo perfeccionamiento mecánico lanza obreros a la calle, y, mientras más importante es la mejora, más numerosa es la categoría reducida al paro forzoso; cada una tiene por tanto sobre cierto número de trabajadores el efecto de una crisis económica, engendrando miseria, penuria y delincuencia.

the_mule_26567_lg

Citemos algunos ejemplos. Dado que ya la primera máquina inventada, la Jenny, era manejada por un solo obrero y producía en igual tiempo seis veces más que un torno para hilar, cada nueva Jenny desplazó a cinco obreros. La Throstle que, a su vez, producía mucho más que la Jenny y sólo exigía también únicamente un obrero, ocasionó aún más desplazamientos. La Mule, que con respecto a su producción reclamaba todavía menos obreros, tuvo el mismo efecto, y cada perfeccionamiento de la Mule, es decir, cada aumento del número de sus husos, redujo a su vez el número de obreros necesarios. Este aumento del número de husos es tan importante que, a causa del mismo, muchedumbres de obreros han quedado sin trabajo; porque si antes un «hilandero», ayudado de algunos niños (piecers), podía accionar 600 husos, en lo adelante pudo atender de 1.400 a 2.000 de ellos en dos Mules, con el resultado de que dos hilanderos adultos y cierto número de piecers que ellos empleaban, quedaron sin trabajo. Y desde que, en un número importante de hilanderías, se han introducido las self-acting mules, el papel del hilandero ha desaparecido completamente y es la máquina quien trabaja.

F. Engels: La situación de la clase obrera en Inglaterra (1845).

El miedo a las máquinas

A finales del siglo XVIII, los hiladores y tejedores británicos manifestaban su temor porque la introducción de maquinaria moderna en las fábricas podía dejarles sin trabajo… y no les faltaba razón: por ejemplo, la spinning Jenny, una máquina de hilar de husos múltiples, diseñada por James Hargreaves en 1764, permitía a un solo trabajador manejar varias bobinas al mismo tiempo, de modo que una persona podía hacer el trabajo que realizaban seis u ocho hiladores con la vieja rueca.

Dos siglos y medio después, sigue vigente ese miedo a que las innovaciones tecnológicas puedan perjudicar a los mismos seres humanos que un día las crearon con intenciones bien distintas. Aunque esta vez las máquinas no sólo nos arrebatarán el empleo… sino algo más.

¿Por qué en España llueve a cántaros y en Inglaterra, perros y gatos?