Archivo de la etiqueta: instrumentos

“Amadeus”

FICHA TÉCNICA
Título: Amadeus
Año: 1984
Duración: 158 min.
País: Estados Unidos
Director: Milos Forman
Guión: Peter L. Shaffer
Música: Neville Marriner
Reparto: F. Murray Abraham, Tom Hulce, etc.
Género: Drama — Histórico — Biográfico
Sinopsis: Tras la llegada de un joven de Salzburgo a la corte del emperador José II, la carrera del hasta entonces popular Antonio Salieri comienza a caer en declive. Wolfgang Amadeus Mozart sorprende a todos con su inigualable talento musical, pero también con sus excentricidades. El enfurecido y celoso Salieri deseará destruir al joven genio, aunque no podrá prescindir de su música.
Premios: Ocho Oscars, incluyendo mejor película, director, actor (F. Murray Abraham) y guión adaptado.

La búsqueda del sonido

Popurrí barroco

Ejemplo de bajo continuo. Interpretación del Andante de la Sonata para flauta y continuo en si menor de Johann Sebastian Bach.


Interpretación de la Folía del Concerto grosso de Francesco Geminani por la Orquesta Barroca del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.


Interpretación del Aleluya de El Mesías de Georg Friedrich Händel por el Coro del Tabernáculo Mormón.


Interpretación de una pavana barroca por la compañía de danza Neveux de Rameau.


Interpretación de una chacona de Jean-Baptiste Lully por Carlos Fittante y Voices of Music.

Johann Sebastian Bach y el jazz

Desde mediados del siglo XX, las obras barrocas han sido una fuente de inspiración recurrente para numerosos músicos de jazz. Y es que en este estilo, la gran libertad interpretativa se apoya sobre una sólida base armónica y rítmica, similar a la del bajo continuo barroco.

Una de las obras barrocas preferidas son las Variaciones Goldberg, compuestas por J. S. Bach en 1741 por encargo de un conde, para que su clavecinista, llamado Johann G. Goldberg (17271756), se las interpretara en sus noches de insomnio.

En 1955, el pianista Glenn Gould (19321982) realizó una genial interpretación de las mismas; a partir de entonces, muchos músicos de jazz se fijaron en ellas y crearon numerosas versiones.

“El burgués gentilhombre”, Jean-Baptiste Lully

Durante el Barroco, la danza en sociedad fue fundamentalmente cortesana, suntuosa y refinada, con movimientos precisos y sincronizados que requería preparadas coreografías y no admitían la improvisación. Por ello, surgieron los primeros coreógrafos y escuelas de danza. Aunque se mantuvieron algunas danzas renacentistas, aparecieron otras nuevas como la chacona, de origen español, tempo lento y compás ternario.

En Francia nació el llamado ballet de corte, una obra teatral que combinaba escenas cantadas y bailadas por cortesanos vestidos con trajes lujosos y máscaras, que con el tiempo fueron desplazados por bailarines profesionales. Entre sus compositores destacaron Jean-Philippe Rameau (16831764) y Jean-Baptiste Lully (16321687), quien colaboró con los dramaturgos Molière (16221673) y Pierre Corneille (16061684).

“Concerto grosso nº 1”, Arcangelo Corelli

Arcangelo Corelli (16531713) fue un célebre violinista y compositor italiano. Estudió violín desde la más tierna infancia en su ciudad natal, Fusignano. Más tarde, amplió sus conocimientos musicales en Bolonia, donde fue nombrado miembro de la Academia Filarmónica. En 1675 se trasladó a Roma y allí trabajó para las grandes familias principescas, obtuvo gran fama como intérprete y perfeccionó su técnica compositiva. Alcanzó tal notoriedad, que en 1706 ingresó en la Academia de la Arcadia, lo que en aquella época suponía un gran honor, y era conocido como «el príncipe de los músicos». Además de sus concerti grossi, Corelli compuso numerosas sonatas. De hecho, fue uno de los creadores de la sonata barroca, con cuatro movimientos contrastantes, posteriormente desarrollada en el Clasicismo por compositores como Haydn y Mozart.

El concerto grosso fue una de las formas instrumentales más utilizadas en el Barroco, ya que ofrecía una amplia gama de timbres, un claro contraste entre la potente sonoridad del tutti y la delicadeza virtuosa del concertino y, sobre todo, tenía una gran eficacia expresiva.

Corelli es considerado el representante por excelencia del concerto grosso. Su música tuvo una gran influencia en compositores posteriores como A. Vivaldi, J. S. Bach o G. F. Händel. Escribió doce concerti grossi, producto de su actividad artística en Roma. Se basan en la variedad y el contraste, que el compositor logra gracias a la alternancia de dos grupos: el concertino, integrado por dos violines y un violonchelo, y el tutti, formado por dos violines, una viola, un contrabajo y un clave.

Cómo se dirigía una orquesta en el siglo XVII

La escena procede de la película Todas las mañanas del mundo (1991), protagonizada por Gérard Depardieu