Archivo de la categoría: CC.SS. – HISTORIA (2º de E.S.O.)

Los secretos del Corán

El Corán es el libro sagrado de los musulmanes. Su nombre proviene de la palabra qurán, que significa «recitación», pues recoge los versos recitados por Mahoma que contienen la doctrina revelada por Alá. Consta de 114 azoras, capítulos o suras, divididas en aleyas o versículos.

Anuncios

Los francos y el imperio carolingio

Los francos, después de cruzar el Rin, se instalaron el año 481 en el norte de la antigua provincia romana de la Galia, donde Clodoveo fundó la dinastía merovingia.

En el año 751, Pipino el Breve implantó una nueva dinastía, la carolingia, que alcanzó su máximo esplendor con su hijo Carlomagno (742814). Éste se propuso restablecer la unidad del antiguo Imperio Romano de Occidente. Con este fin, conquistó los territorios de numerosos pueblos, como los lombardos en el norte de Italia; los bávaros y los ávaros en el centro de Europa; y los sajones en el norte de Alemania.

Tras estas conquistas, Carlomagno fue coronado emperador por el papa León III en la Navidad del año 800. No obstante, el imperio sólo duró hasta el año 843, pues al morir el hijo y sucesor de Carlomagno, Luis el Piadoso, se dividió entre sus hijos.

El reino visigodo

Los visigodos se instalaron en el año 418 en el sur de la provincia romana de la Galia mediante un pacto con Roma. El acuerdo les autorizaba a gobernar la región a cambio de defenderla de los ataques de otros pueblos. Por eso, como aliados de Roma, entraron en el año 415 en la Península Ibérica para luchar contra los invasores suevos, vándalos y alanos.

Tras la caída del último emperador romano (476), los visigodos establecieron un reino que se extendía a ambos lados de los Pirineos y fijaron su capital en Tolosa. Éste alcanzó su mayor auge con Eurico (440484), que lo extendió por casi toda la Península Ibérica. Pero su sucesor, Alarico II (484507), fue derrotado y muerto por los francos en la batalla de Vouillé (507), por lo que decidieron trasladarse al sur de los Pirineos.

Tras instalarse en Hispania fijaron la capital en Toledo. Primero, el rey Leovigildo (569586) sometió a los suevos, cántabros y astures; y sus sucesores expulsaron a los bizantinos y vencieron a los vascones. Después se integraron con la población hispanorromana tras la conversión de Recaredo (586601) al catolicismo en el III Concilio de Toledo (589) y la implantación por Recesvinto (653672) de una legislación común: el Fuero Juzgo (654). En el año 711 fueron derrotados por los musulmanes en la batalla de Guadalete, lo que puso fin a su reino.

Arquitectura bizantina – La catedral de Santa Sofía

La arquitectura bizantina utilizó materiales pobres como el ladrillo, columnas como soporte, arcos semicirculares y cubiertas planas o abovedadas, especialmente la cúpula sobre pechinas (triángulos esféricos que permiten pasar de la planta cuadrada a la circular de la cúpula). El edificio principal fue la iglesia, que adoptó planta rectangular, cuadrada, octogonal o de cruz griega. Los ejemplos más destacados son la basílica de Santa Sofía de Constantinopla, encargada por el emperador Justiniano (527565), y la iglesia de San Vital, en Rávena (Italia), ambas del siglo VI.

La iglesia de Santa Sofía posee una nave central, más ancha y alta que las laterales, que se cubre con una enorme cúpula sobre pechinas que apoya sobre cuatro pilares. Su peso se contrarresta con dos semicúpulas y dos grandes arcos, reforzados en el exterior por contrafuertes. Las naves laterales, más bajas, tienen dos pisos, denominándose al superior tribuna.

El imperio bizantino

Durante la Edad Media, convivieron y se enfrentaron en el territorio del antiguo Imperio Romano tres civilizaciones: el Imperio Bizantino, la Cristiandad Latina y el Islam. En Oriente, el Imperio Bizantino mantuvo al principio las tradiciones romanas, pero con el tiempo acabó adoptando la cultura y la lengua griegas.

La Edad Media en diez minutos

¿Para qué sirve estudiar Historia? II