Los siete vientos españoles más famosos

arbol

Debido a la posición geográfica de la Península Ibérica y su orografía, existe un gran abanico de masas de aire que, en función de su dirección, intensidad, carga de humedad, velocidad, temperatura y zona en la que nos encontremos, recibirán un nombre determinado. Esto de ponerle nombres a los vientos se conoce como eolionimia.

A continuación vamos a dar un repaso a los principales vientos que podemos encontrar en nuestro país, así como las características que lo definen:

1) Ábrego: Se trata de una masa de aire procedente del suroeste, concretamente viene del Atlántico (Canarias y Azores), con temperatura templada y con relativa humedad, que puede dejar alguna lluvia. Se da principalmente en las estaciones de primavera y otoño. En Cantabria se conoce como viento castellano; y en Asturias, como aire de las castañas, ya que se asocia a la caída de éstas cuando sopla fuerte.

2) Cierzo: Es un viento con temperatura baja y seco, localizado en el valle del Ebro, de componente noroeste y originado por la diferencia de presión —habitual en esta zona— debida a una situación combinada de borrasca en el Mediterráneo y anticiclón en el Cantábrico. La velocidad del cierzo puede ser considerable, llegando su máximo histórico de 1954 a 160 km/h, que, sumado a su característica ausencia de humedads, condiciona en gran medida la vida en el valle del Ebro, tanto para personas como para plantaciones agrícolas. Aunque es cierto que también supone una rémora para ciertas plagas que no pueden desarrollarse en tales condiciones.

3) Galerna: Uno de los vientos más famosos en la zona del Cantábrico y el Golfo de Vizcaya, por su carácter súbito y violento. Suele aparecer en primavera y otoño, principalmente en días tranquilos y soleados, cuando de repente irrumpe un frente de aire frío en el que el viento cambia bruscamente su dirección. Entonces la temperatura cae en picado en muy poco tiempo, pudiendo descender más de 10 ºC en pocos minutos, llegando a alcanzarse un 100% de humedad en el aire y rachas de viento de hasta 100 km/h.

4) Levante: Con este nombre se conoce, en la costa mediterránea española, al viento procedente del este. Su origen se encuentra en el Mediterráneo central, en zonas cercanas a las islas Baleares. Dicho viento alcanza su mayor velocidad en el Estrecho de Gibraltar, donde deja lluvias en la vertiente este de las sierras gaditanas y desciende muy seco, ya descargado de humedad y con altas temperaturas, en la vertiente oeste, provocando días muy desagradables en la costa atlántica gaditana.

5) Poniente: Proviene del Océano Atlántico, desde el oeste se desplaza en dirección este, y va perdiendo paulatinamente humedad y aumentando de temperatura, debido al efecto Foehn, llegando a la costa levantina como un viento muy seco y cargado de calor. Se agradece su presencia en invierno, pero no tanto en verano, cuando puede incrementar bastante la temperatura, siendo un potencial factor de riesgo para la aparición de incendios forestales.

6) Terral: Es un viento de componente norte, llamado así en la provincia de Málaga. Se origina cuando el viento procedente del norte, cargado de cierta humedad, en su camino hacia la costa malagueña, se ve obligado a subir y bajar relieves montañosos como la Sierra de las Nieves. Al perder casi toda su humedad, llega al litoral como un viento seco y cálido. A su vez, cuando la radiación solar empieza a disminuir al atardecer —hasta desaparecer por completo— y como el agua del mar tarda más tiempo en calentarse que la tierra —por tanto, conserva durante mayor tiempo la temperatura—, se produce un contraste térmico entre la superficie terrestre —que ha sufrido un enfriamiento rápido— y la superficie marina —que sigue manteniendo el calor absorbido durante el día—. La evaporación del aire caliente de la superficie del mar tiende a elevarse hacia capas altas de la atmósfera y su lugar es ocupado por ese aire  arrastrado desde tierra hacia mar adentro.

7) Tramontana: Originado en los Pirineos, se trata de un viento de componente norte que sopla con bastante fuerza sobre las Islas Baleares y algunas zonas de Cataluña, como la comarca de l’Empordà, y que puede llegar a alcanzar velocidades próximas a los 200 km/h.

Ésta es solo una breve recopilación de los vientos más importantes que podemos encontrar en España, aunque existen muchos más. También es preciso apuntar que estos mismos vientos reciben otros nombres dependiendo de la región en la que nos encontremos.

Fuente: Pensando el territorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s