“Ut queant laxis”

Guido d’Arezzo (9921050) fue maestro en la escuela catedralicia de Arezzo (Italia). Además de inventar la mano guidoniana, creó el tetragrama —pauta similar al pentagrama, pero con cuatro líneas en vez de cinco— y dio a las notas musicales el nombre con el que las conocemos hoy en día. Para ello, se basó en un himno dedicado a San Juan Bautista, que lleva por título Ut queant laxis y que posee la particularidad de que cada frase musical empieza con una nota superior a la que antecede. Guido tuvo la genial idea de emplear la primera sílaba de cada frase para identificar las notas que con ellas se entonaban. La primera nota recibió el nombre de ut, y no sería hasta el siglo XVIII cuando se sustiyó por do.

Texto original en latín
Ut queant laxis
resonare fibris
mira gestorum
famuli tuorum,
solve polluti
labii reatum,
Sancte Ioannes.


Traducción
Para que puedan
exaltar a pleno pulmón
las maravillas
estos siervos tuyos,
perdona la falta
de nuestros labios impuros,
San Juan.

Anuncios

2 Respuestas a ““Ut queant laxis”

  1. Me ha recordado a mi pueblo, que está cerca de Santo Domingo de Silos. Estuve una vez oyendo cantar a los monjes de Santo Domingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s